Etiquetas

, , , ,

Cómo comenzar unas líneas dedicadas al escritor J.L. Castillo Puche, cuando su recuerdo es tan cercano y tan presente. Fue conocido por muchos, estudiado por tantos y criticado por otros.

Este escritor yeclano nacido en 1919 fue corresponsal de prensa, profesor, articulista, director y guionista de programas culturales de televisión y un excelente ensayista literario por su método vivo y agudo según algunos criterios literarios. Imagen

Como corresponsal estuvo en Estados Unidos y otros países americanos. De su círculo de amigos podríamos nombrar a numerosos escritores, Dámaso Alonso, Azorín, Camilo José Cela, Miguel Delibes, y un sinfín de escritores más. Además de contar con la anecdótica amistad del escritor Ernest Hemingway, quien se presentó a José Luis tras caer en sus manos un ejemplar del libro Con la muerte al hombro de 1954. Ernesto, como le gustaba que le llamara José Luis, fue amigo entrañable, compañero de correrías madrileñas y cicerone en los últimos años que Hemingway pasó en España.

Escritor notable perteneciente a la llamada generación del medio siglo, disfrutó de premios nacionales, Bellas Artes – Cultura Hispánica (1954), el Laurel del Libro (1958) y dos veces Premio Nacional de Narrativa (1958 y 1982). Sus obras sufrieron la época de la dictadura de Franco llegándose a prohibir la publicación de Sin camino (1946) en España, haciéndolo en Argentina diez años después. Imagen

Sus obras reflejan sus vivencias y su forma de pensar. Este pensamiento en ocasiones distinta a la opinión de los yeclanos hizo que durante unos años la relación de José Luis con su pueblo natal, no fuese óptima pero con el tiempo esas discrepancias se olvidaron llegando a tener calles y parques a su nombre.

Además de haber escrito novelas también redactó cuentos para niños,  El pequeño mundo de Pascualico (2001) y Tronco y yo (2002).

Posee poemas escritos por él, pero no se han publicado porque a juicio personal no estaban a la altura de sus colegas. En los últimos años donó su colección personal, de 15.000 volúmenes, “Son libros de un reparto proporcional de temas y autores que la convierten en una de las mejores bibliotecas que hay en estos momentos en una casa particular”, aseguraba en una entrevista realizada en abril de 2003. Su ilusión era que se construyera una Casa de Cultura en Yecla.

Quizá dentro de unos años podamos ver realizado el proyecto y la ciudad de Yecla contará con una Casa de Cultura que albergue la Biblioteca personal de Castillo Puche.

Imagen

Anuncios