Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

El libro y demás impresos constituyeron siempre el centro de atención de la biblioteca. Sin embargo, cuando los nuevos soportes o “medios de comunicación” fueron cobrando mayor importancia en la sociedad, en la biblioteca se introdujeron también materiales no librarios, como microformas, películas, discos, videos, etc. Ésta se va haciendo “híbrida”, transformándose de biblioteca en mediateca. Por mediateca entendemos en un sentido amplio, a “la institución que guarda y pone a disposición de los usuarios tanto los materiales bibliográficos impresos como otros materiales audiovisuales o en soporte no impreso: como fotografías, películas, microfichas, discos, etc”.  En sentido propio, con Martínez de Sousa: “la institución donde se tiene, se organiza y se pone a disposición del público materiales audiovisuales y medios de comunicación social”.

VIEJAS TECNOLOGÍAS

Al ser el libro y los demás impresos el centro de atención de las Bibliotecas, las tecnologías que éstas utilizaban miraban preferentemente a las operaciones técnicas de adquisición, ordenación y conservación de este fondo bibliográfico impreso más que a la difusión de su contenido. Las principales eran las siguientes:

– En primer lugar, el Registro de adquisiciones de libros empieza a cobrar mayor relieve en cuanto se abandona el manual caligráfico por el impreso normalizado. Pero es el libro registro de las revistas quien más se desarrolla, ante las diversas ofertas técnicas.

– Las fichas catalográficas que, escritas a mano, formaban el antiguo catálogo cedulario, ganan en importancia al aceptarse el formato normalizado de fichas de 7,5 por 12,5 mm, perforadas a 8 mm del borde inferior y estar escritas con la máquina de escribir y reproducidas con la máquina multicopista de tinta.

– Los muebles compactos supusieron una gran economía en el ahorro de espacio, en los gastos de conservación del fondo y un ahorro también de tiempo para el personal, al tener los libros más cercanos a sus puestos de trabajo.

– El préstamo se vio favorecido por la introducción de diversos métodos técnicos que facilitaron su control.

La introducción de las nuevas TIC vuelve obsoletas estas tecnologías, en primer lugar por los cambios operados en las bibliotecas mediante la introducción de los nuevos soportes analógicos: fotografía, películas, teléfono, discos, TV, vídeos, etc., la introducción de la informática y posteriormente por los soportes digitales.

LOS NUEVOS SOPORTES ANALÓGICOS

La introducción de los registros sonoros, como los discos de gramófono, cintas de video, etc. no aportaron cambios sustanciales en la organización de las biblioteca, a no ser el cuidado especial de su conservación y tratamiento, aunque sí dieron lugar a instituciones distintas de la biblioteca, como las filmotecas, fonotecas, fototecas, videotecas. Otros medios sí aportaron cambios:

– La fotografía, las películas, etc. Desde las experiencias de Jacques Daguerre en 1839 hasta la primera proyección cinematográfica de los hermanos Lumière en 1894, la fotografía fue el primer medio técnico que permitió grabar imágenes de objetos o personas en soporte diverso al papel impreso. El libro se adueñó rápidamente de esta tecnología para mejorar su calidad, incorporando fotografías, ilustraciones o reportajes completos fotográficos que servían de función auxiliar al texto impreso, pero pronto fue reconocida su función informática propia, diferente y complementaria de la información escrita, dando origen a las filmotecas. La introducción en la biblioteca de este primer soporte distinto de papel impreso supuso en ella el primer cambio sustancial, no tanto por el nuevo tratamiento y conservación que este nuevo material requería, sino porque la aplicación de la tecnología fotográfica a los mismos fondos bibliográficos efectúa cambios en la propia organización bibliotecaria y da origen a nuevos servicios. En primer lugar, al poder microfilmar los fondos impresos, se obtienen nuevos productos como el microfilm, las microfichas, las diapositivas que aportan diversas ventajas a las bibliotecas: a) reducen a pocos metros el espacio enorme que ocupan las estanterías de las ediciones impresas de los fondos; b) forman archivos de seguridad y de conservación de los fondos raros, únicos o valiosos, impidiendo el deterioro que sufrían en la consulta y c) facilitan la reproducción instantánea de los mismos fondos, mediante los lectores reproductores. En segundo lugar, esta función de reproducción da origen a nuevos servicios bibliotecarios, como el de reprografía y el de préstamo interbibliotecario, transformando sobremanera el antiguo servicio de los copistas y aumentando la función bibliotecaria de difusión de la información. Al microfilmar el material raro o valioso como los manuscritos, las tesis doctorales y artículos de revista con fines de investigación, nace el Servicio de Obtención del documento original que facilita a los usuarios presenciales copias, previo pago, del material de la biblioteca y suministra a los usuarios de otras bibliotecas una copia microfilmada de estos mismos documentos.

– La unión posterior del ordenador y el microfilm dio origen al sistema COM (Computer Output Microfilm), mediante el que se podía obtener listados del material almacenado en microformas: microfilm o microfichas. Este sistema enseguida se volvió anticuado ante los nuevos soportes de almacenamiento como los discos ópticos CD-ROM.

Anuncios