Etiquetas

, , , , , ,

Constituye el monumento más importante de la antigua legislación babilónica. Se debe al propósito unificador de Hammurabi y representa una vigorosa tentativa para formular la legislación de Summer y Akkad, proporcionando a las usuales disposiciones consuetudinarias modificaciones o confirmaciones en los casos que se estimen necesarios; por su rigor de expresión constituye un modelo de la jurisprudencia. Se conoce principalmente por una estela de diorita negra encontrada en Susa. Un bajorrelieve en la parte superior de ésta representa al dios sol Samas, señor de la justicia. De sus hombros salen llamas y su diestra sostiene el bastón y el círculo, símbolos del poder. Él dicta las leyes a Hammurabi, que permanece en pie y en actitud respetuosa.

Los caracteres cuneiformes, en idioma akkadio, presentan 282 artículos que se distribuyen en 34 columnas horizontales, ocupando anverso y reverso del cilindro. A través de estos artículos los súbditos de Hammurabi aparecen divididos en awelum, libres de clase superior con mayores compensaciones y penalizaciones; muskenum, simples libres, y wardum o esclavos, al cuidado de su dueño, marcados, pero con derechos de posesión y de matrimonio con una mujer libre. La posesión de la tierra se distribuía entre el rey, templos y particulares, y suponía la prestación de servicios al Estado; la mayoría de los hombres requeridos para éstos procedía de los dominios reales, en los cuales se asentaba a cultivadores, militares y servidores. El cultivo podia ser efectuado por el propietario, un asalariado o un usuario en condiciones diversas. También estaban regulados la irrigación, el transporte y las retribuciones. Los animales, de no hallarse necesitados o alquilados para las labores, eran confiados a pastores, partícipes de sus beneficios. La propiedad se transfería mediante contrato y por cesión, venta, permuta, préstamo y garantía. El pago era en especie o en metálico. Destaca la figura del mercader que viajaba en caravanas, negociando por cuenta propia o como agente en condiciones reguladas. El matrimonio era concertado por los padres y objeto de contrato: el marido obtenía el divorcio con la obligación de una compensación económica y la manutención de mujer e hijos, siempre que la esposa no hubiera faltado a sus deberes; ésta obtenía la separación judicial por crueldad o desatención, pero su estilidad daba justificación legal al marido para tomar concubina como segunda esposa.

Las leyes del Código de Hammurabi (numeradas del 1 al 282, aunque faltan los números 66–99 y 110–111) están escritas en babilonio antiguo y fijan diversas reglas de la vida cotidiana. Norman particularmente:

  • La jerarquización de la sociedad: existen tres grupos, los hombres libres, los “mushkenum” (quienes se especula podrían ser siervos o subalternos) y los esclavos.
  • Los precios: los honorarios de los médicos varían según se atienda a un hombre libre o a un esclavo.
  • Los salarios: varían según la naturaleza de los trabajos realizados.
  • La responsabilidad profesional: un arquitecto que haya construido una casa que se desplome sobre sus ocupantes y les haya causado la muerte es condenado a la pena de muerte.
  • El funcionamiento judicial: la justicia la imparten los tribunales y se puede apelar al rey; los fallos se deben plasmar por escrito.
  • Las penas: aparece inscrita una escala de penas según los delitos y crímenes cometidos. La base de esta escala es la Ley de Talión.

Se tratan también el robo, la actividad agrícola (o pecuaria), el daño a la propiedad, los derechos de la mujer, los derechos en el matrimonio, los derechos de los menores, los derechos de los esclavos, homicidio, muerte y lesiones. El castigo varía según el tipo de delincuente y de víctima.

Las leyes no admiten excusas ni explicaciones en caso de errores o faltas; el Código se ponía a la vista de todos, de modo que nadie pudiera alegar ignorancia de la ley como pretexto. Cabe recordar, sin embargo, que eran pocos (escribas en su mayoría) los que sabían leer y escribir en aquella época.

Anuncios