Etiquetas

, , , , , , , , , ,

La lengua es el principal y más difundido de todos los sistemas simbólicos; toda tecnología, civilización y cultura humana dependen de ella. Su uso exige la coordinación de actividades físicas y mentales sumamente complejas. Como estas actividades suelen ser subconscientes, en general no se da importancia a la lengua y se la trata como un medio transparente que nos permite tener ideas y adquirir información acerca del mundo.

La lengua suele manifestarse de forma escrita u oral, aunque no necesariamente. Los lenguajes simbólicos como las lenguas orales. El habla se desarrolla antes que la escritura, tanto en las sociedades como en los individuos.

Se calcula que existe alrededor de cinco mil lenguas vivas. Dificulta este cálculo la distinción entre lenguas y dialectos; aunque estas distinciones a menudo obeden a motivos políticos más que lingüísticos.

LA LINGÜÍSTICA: EL ESTUDIO DEL LENGUAJE

El estudio académico del lenguaje se denomina lingüística. Su finalidad consiste en conocer cómo funciona el lenguaje en general. Siguiendo los conceptos del lingüística suizo Ferdinand de Saussure, a menudo considerado el padre de la disciplina, estudia el sistema lingüístico sobre el cual se edifica el comportamiento lingüístico de las personas.  Procura describir el sistema que determina la manera en que cada uno habla su propia lengua, en lugar de decirnos cómo deberíamos hablarla, o enseñarnos otros idiomas. En otras palabras, la lingüística es descriptiva, en lugar de prescriptiva. Saussure fue el primero que propuso que la lingüística sincrónica, que es el estudio de la lengua tal y como se encuentra en un momento determinado, podía ser independiente de la lingüística diacrónica, que es el estudio de la evolución de los idiomas a lo largo de los siglos.

LOS SONIDOS DEL LENGUAJE

El habla es un fluir continuo de sonidos que la mente de hablante divide en unidades. El estudio físico del hablante divide en unidades. El estudio físico de estos sonidos y la forma en que se producen en los órganos articulatorios se denomina fonética. Los lingüistas utilizan un alfabético fonético especial para representar los sonidos, ya que no suele haber una correspondencia estricta entre los sonidos y los símbolos ortográficos normales (grafemas).

En contraste con la fonética, que se refiere a los aspectos físicos del sonido, la fonología trata de la significación lingüística de los sonidos de una lengua determinada. No todas las diferencias fonéticas de sonido tienen importancia lingüística en un idioma. En español, la diferencia física entre, por ejemplo, /l/ y /r/ es significante y funcional: sirve para diferenciar palabras distintas (p.ej. lisa y risa). Por lo tanto “l” y “r” son fonemas diferentes en español y la diferencia entre ellos se considera fonémica.

PALABRAS Y ORACIONES

Algunas secuencias de fonemas o grafemas representan morfemas, que son las unidades mínimas de significado en la estructura de las palabras. Por ejemplo, la secuencia de grafemas d+i+o+s representa en español el morfema “dios”; en cambio, la secuencia o+l+s no representa ningún morfema. Los morfemas pueden ser palabras independientes, o combinarse con otros morfemas para formar palabras compuestas. En ciertos idiomas, por lo general los morfemas se corresponden con las palabras; en otros, lo habitual es que cada palabra contenga más de un morfema.

Somos más conscientes del uso de las palabras de nuestra lengua que de cualquier otro tipo de unidad lingüística. Pero las palabras por sí mismas, no constituyen el lenguaje. El lenguaje incluye reglas para combinar las palabras en unidades gramaticales más extensas: las palabras en sintagmas, los sintagmas en preposiciones y las proposiciones en oraciones completas. Estas reglas constituyen la sintaxis del lenguaje. El más influyente lingüista contemporáneo, el estadounidense Noam Chomsky, destaca que estas reglas permiten a los hablantes crear una infinidad de oraciones nuevas a partir de una cantidad finita de morfemas.

Por ejemplo, “perder” se combina cono “todo” para formar el sintagma “perder todo”. Una preposición puede funcionar como una oración completa en sí misma, o como una unidad dentro de la estructura de otra oración. Las palabras se clasifican en clases, según las formas en que se combinen con otras palabras y sintagmas: nombre, verbo, adjetivo, etc. A veces, estas clases reciben el nombre de partes de la oración.

En español, la estructura y el significado de las oraciones se indica según el orden de las palabras. En otros idiomas el orden de las palabras es bastante libre, porque la estructura y el significado de las palabras se indica por medio de morfemas especiales que se colocan al final de estas y se denominan inflexiones.

EL SIGNIFICADO

Para muchos, lo más evidente del lenguaje es su significado. El estudio del significado lingüístico literal se conoce con el nombre de semántica. El significado de una oración no sólo depende del significado de sus palabras o morfemas, sino también de la forma en que estos se combinen en la estructura de la oración. Por tanto, el significado de una oración depende de la manera en que se estructure de acuerdo con las reglas del lenguaje.

En cambio, y como apuntaba Saussure, el significado que tenga un morfema no depende de las reglas, sino que es una cuestión convencional y arbitraria de cada idioma. La conexión entre morfema español “árbol” y cualquier árbol verdadero no es más natural ni inevitable que la conexión entre morfema frances “arbre” y un árbol auténtico.

El significado depende de mucho más que los morfemas y la gramática. Los hablantes transmiten o comunican mucho más que los significados literales de las oraciones que producen. Lo que se comunique depende de quién sea el hablante, quién sea el oyente, y del contexto donde se utilice la oración.

En resumen, la pragmática es el estudio de la relación entre el sistema lingüístico propiamente dicho y el uso que hacen de él las personas en su comportamiento lingüístico.

LA ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

Todo ser humano adquiere el manejo de por lo menos una lengua durante su infancia, sin ningún esfuerzo ni enseñanzas conscientes. Es su lengua materna. En virtud de la gran facilidad y velocidad con que se adquiere el lenguaje, Chomsky llegó a la conclusión de que los seres humanos presentan la peculariedad de estar genéticamente programados para desarrollar una lengua materna, y que en la mente humana, independientemente de la nacionalidad o la inteligencia de cada uno, aparecen ciertos principios muy generales que rigen todos los lenguajes humanos. El estudio de estos principios se denomina gramática universal. Es posible pasar de un idioma a otro, o adquirir otros, más o menos hasta la pubertad, pero a partir de entonces se vuelve más complicado y requiere un esfuerzo consciente. Además de la lengua materna que emplea con su familia, muchas personas tienen que usar otra en la sociedad donde trabajan; es su segunda lengua, que se diferencia también de cualquier otra lengua extranjera. Por ejemplo, el inglés se usa como segunda lengua en Malaisia, como el francés en Marruecos.

VARIACIONES DE LA LENGUA

Los hablantes de una determinada lengua la hablan de distintas maneras. Por ejemplo, aunque el español sea una lengua, se habla de distinta forma en Argentina, Cuba o Chile, o incluso en la propia España, en Andalucía o Cantabria. La diferencia más notable es el acento, aunque también las hay en cuanto a sintaxis y a vocabulario. Una variedad de una lengua que se asocia con un determinado lugar se considera un dialecto de esa lengua. De hecho, la mayoría de los lingüistas no opinan que haya una forma correcta de un idioma y, aparte, un puñado de dialectos “no normalizados”, sino más bien que todas las formas del idioma no son más que dialectos. Sin embargo, a veces ocurre que un dialecto resulta más adecuado en una situación laboral, o para escribir. Todo el ámbito de la variación lingüística en general, sus causas y consecuencias, se denomina sociolingüística.

LA LINGÜÍSTICA Y LA CIENCIA DEL CONOCIMIENTO

La capacidad del ser humano para almacenar y estructurar información, razonar y resolver problemas, participar en interacciones racionales con los demás y percibir el mundo de forma significativa depende en gran medida de su capacidad lingüística. Por tanto, la lingüística se relaciona con la psicología, por una parte, y con el estudio informático de la inteligencia artificial y el lenguaje sintético por la otra. Las conexiones entre estos ámbitos se estudian dentro de lo que se ha dado en llamar ciencia del conocimiento. En realidad, ahora se considera la lingüística como una rama de esta ciencia, relativamente nueva.

Anuncios