Etiquetas

, , , , ,

El pasado día 12 de febrero asistí a la presentación literaria de Cuaderno Q en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés en Alicante. Libro escrito por Ramón Sancho Ripoll y José Antonio Buil y que cuenta con un prólogo de Emili Rodríguez Bernabeu editado por la Editorial Aguaclara.

En primer lugar tomó la palabra Luis Bonmatí, editor del libro y gerente de la Editorial Aguaclara, describiendo su labor de artesanía y de distribución que había realizado con este libro. <<No siempre estaba de acuerdo con lo que se decía, comenta, pero es interesante>> y describe a los autores del libro no sólo como médicos sino como poeta y prosista, respectivamente.

Emili Rodriguez Bernabeu prologuista del libro lo describió como un libro singular por varias razones. Por su título enigmático, del significado y de su interpretación de la letra Q. Libro dividido en ocho capítulos. Ensayo original y abundante material de discusión en su interior y con un carácter dialéctico.  Los dos autores son doctores en Medicina y miran la realidad desde puntos de vista distintos cuaderno qy en ocasiones contradictorias.

El Doctor Sancho Ripoll es un profundo conocedor de la mitología y José Antonio Buil un gran poeta, con obras galardonadas por lo que componen entre los dos un atractivo incuestionable.

En el Capítulo 1: El Dios menor. Se relata como el hombre contempla el universo.  El mito se funde con la realidad. Visiones  coincidentes o no que nos preparan para los siguientes capítulos.

Capítulo 2: La mirada ancestral. Religiones y preguntas sobre el hombre. Origen del homo sapiens.

Capítulos 3 y 4: El Dolmen sagrado y Mundos arcanos. Profundizan sobre el fenómeno humano y la cosmogonía. Visiones distintas del mundo real o ficción. El lector elige y decide sobre una teoría. Pensamiento dominante, tradicional o polemizante.

Capítulos 5,6,7 y 8: Un-Iber-So, Mito y verdad, La lengua de Ofusa y Holograma. Son más sorprendentes. Polémicas y reflexiones sobre el ser humano.

Lo describe como un libro denso y con materia sobrada para la reflexión, en el que cada uno de los autores expresa su pensamiento con libertad, en el que la polémica puede paralizar el razonamiento. No se pasa con indiferencia por sus páginas. La actualidad del libro es incuestionable.

Juan Antonio Buil (Zaragoza, 1955). Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza y doctor por la Miguel Hernández de Elche (Alicante) en el campo de la Salud Pública y Psicología de la Salud. Su dimensión artística es la de la poesía habiendo sido galardonado en diversos certámenes literarios, como el Premio Nacional de Poesía “José Luis Hidalgo”, el Premio Internacional de Poesía “Gerardo Diego” de Santander o el premio nacional “Rodrigo Cota” de la ciudad de Toledo. Toma la palabra comentando que este libro tiene antecedentes, y es un libro difícil de explicar de qué va. No se sitúa en ningún género.  Son diálogos y hay que leerlo. Los dos autores se conocen d muchos años y entre ellos ha habido colaboraciones en el que se intercambiaban ideas, pensamientos, etc.

Ramón Sancho Ripoll (Valencia, 1933) es Doctor en Medicina por la Universidad de Valencia y ha desarrollado su actividad profesional en el campo de la neurocirugía, la neurología y la psiquiatría. Fue teniente Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Alicante en la primera legislatura democrática, Presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Alicante de 1986 a 1996 y del Consejo General de Colegios de Médicos de la Comunidad Valenciana. Cultiva el dibujo y la pintura artística con especial influencia de los impresionistas. Ha indagado en el análisis y significado de mitos y civilizaciones de la antigüedad, especialmente la ibérica. Fue el último en tomar la palabra diciendo en tono irónico que Buil <<le ha tirado de la lengua>> y se ha visto apremiado a contestar a través del ordenador. La interpretación de la Q según Ramón es más deshonesta, aplicamos a la manzana el recuerdo matriarcal en el que el hombre no pintaba nada. Se le anunciaba la muerte a través de una manzana. Describe a continuación los diversos temas que habla el libro empezando por las religiones. No somos dioses menores, somos hechos a imagen y semejanza y sí tenemos responsabilidad de nuestros actos. Abecedario de comportamientos. También se habla de las manifestaciones a través de la historia y se utiliza el pretérito de la humanidad, ¿de dónde venimos? Todo lo almacenado se refleja en el libro. Se habla también de origen de la vida, ¿Cómo vino a la tierra? La vida habia llegado a la tierra procedente del sol. Se celebra la Cuaresma recordándonos que éramos ceniza. Importancia de nuestro origen. El origen de hombre. Homo sapiens en la Península Ibérica. Antropológicos. Origen de los mitos, de las culturas. Feminismo y rol de la mujer. Rivalidad entre sexos es una mala solución que ya estuvo presente en la prehistoria. El hombre y la mujer tienen que ser complementarios y no tiene que haber competitividad. Se habla de la evolución frente a la creación. Objetividad física no existe. CREACIÓN = EVOLUCIÓN.

En resumen, este libro intenta recuperar la forma clásica y a la vez hoy tristemente olvidada, de ese género literario de índole ensayística que es el diálogo como medio de expresión. Y aquí lo hacen dos autores desde posiciones bien dispares, aunque compartan una formación científica y profesional semejante y aunque ambos tengan una dedicación a la creación artística mantenida en el tiempo. Sin que su diálogo pretenda alcanzar la altura del de Descartes y Pascal en su famoso encuentro, los autores de este libro, a raíz de las controvertidas cuestiones que Ramón Sancho va poniendo sobre el tapete al defender las tesis del filólogo y prehistoriador vallisoletano Ribero Meneses, echan mano aquí de la ciencia, la religión, la historia o la filosofía para debatir los problemas esenciales que plantea la naturaleza humana, sorprendiéndonos con un viaje fascinante tan real como mitológico, tan actual como ab illo tempore y tan intrépido como erudito hacia un posible origen de la cultura universal muy distinto del comúnmente admitido por la ortodoxia dominante. La emoción de la controversia está servida, pero en esta ocasión de una forma diferente de la habitual: dialogada, amena, civilizada.