Etiquetas

, , , , , ,

Cada una de las dos caras de que consta la hoja. Puede ser par o impar. Abierto un libro, la página par queda a la izquierda, y la impar a la derecha. Considerada una hoja de papel, la página impar neruda_confieso_interiores03corresponde al anverso, y la par al reverso o dorso.

Página blanca. Página que no lleva texto; generalmente lo son las pares cuando los capítulos van colocados en página impar y el texto acaba en la impar anterior. La última página de un libro (par) va casi siempre en blanco; si no es así, en las buenas encuadernaciones se añade una hoja por el encuadernador, con el fin de que quede en blanco. En general son páginas blancas:

a) las de cortesía

b) el dorso de la portadilla o contraportada, si no lleva texto adecuado

c) el dorso de la dedicatoria, cuando ésta se coloca en página impar

d) el dorso del lema o tema que encabeza la obra

e) la página final del prólogo, si el texto termina en página impar

f) la página final de un capítulo, si termina en página impar y aquéllos comienzan en impar

g) el dorso de las ilustraciones fuera de texto, si sólo va una por hoja

h) la última página de un libro

Página corta. Página de birlí

Página de birlí. También llamada página corta, en la que, comenzando el texto normalmente en cabeza, no llena la totalidad de la plana, bien porque 1sea la página final de un capítulo, bien porque no quepa un subtítulo o epígrafe. En este último caso es inadmisible alargar el texto con interlíneas o cartulinas; lo correcto es dejar el blanco abajo, con un mínimo de dos líneas blancas del cuerpo del texto; párrafo o recorrer de la anterior.

Aunque generalmente se admite una página de birlí con un mínimo de cinco líneas del texto (nunca menos), varía según el tamaño de la página.

Debe procurarse que la última página no sea llena, sino que quede al menos un cuarto o un quinto de página en blanco. Es preferible que termine en impar para que quede en blanco la última página.

Página de cortesía. Cada una de las dos o cuatro páginas que se dejan en blanco antes de la portadilla, en algunas obras.

Página de derechos. También llamada página de propiedad, es la que ocupa el reverso o dorso de la portada, y en ella figuran los derechos de la obra, número de ediciones, pie de imprenta, licencias, etc.

Página larga. Página que tiene más líneas de las que entran en la medida.

Página llena. La ocupada totalmente por texto, sin líneas de blanco al pie.

Página modelo. Página que un compaginador suele presentar, ya compuesta con todos sus elementos (folios, blancos, títulos, etc.) a fin de que sea examinada.

PARTES DE LA PÁGINA

La página consta de cabeza y pie, así como de costados. Cabeza. Parte superior de la página. Pie. Parte inferior de la página. Costados. Toda página tiene dos costados: exterior o de corte; interior o de lomo, también llamado medianil.

COMPOSICIÓN DE UNA PÁGINA MODERNA

En lo antiguo existía una concepción de la tipografía que tendía a componer una página amazacotada, con poco o ningún blanco, más bien buscando el efecto de un rectángulo netamente delimitado por sus cuatro lados. La tipografía actual tiene acerca de esto un sentido nuevo y distinto: las páginas de los libros adoptan otra disposición, siempre dentro de normas tipográficas; se busca ante todo la claridad, y para ello se han suprimido casi totalmente muchos <<ingredientes>> de una página tipográfica.

Los requisitos principales de una  página moderna son:

1) Amplitud de blancos entre títulos y texto, grabados, figuras, cuadros, tablas, etc.

2) Supresión de filetes, ampurias.jphviñetas, cabecera, plecas, finales, etc. siempre que resulten superfluos.

3) Empleo de márgenes amplios

4) Tipos modernos

5) Texto interlineado como mínimo a un punto

6) Sangrado de partes correspondientes: apartados, transcripciones, etc.

7) Texto poco amazacotado, siempre que ello sea posible.

8) Poco uso de versales si no están justificadas

9) Siempre que la obra se preste (y también los sistemas de impresión), uso de grabados a medio margen y a margen perdido.

DETERMINACIÓN DE LAS MEDIDAS DEL TEXTO DE UNA PÁGINA

Las medidas de una página no deben obedecer a criterios caprichosos; sin embargo, salvo la proporción áurea (no aplicable, por motivos prácticos, a toda clase de obras), la ternaria o la normalizada, no existe un método estandarizado para determinar estas medidas. Se pueden, no obstante, dar unas orientaciones.

1) Ancho del texto. En obras corrientes y en las de superficies muy aprovechadas, el ancho del texto debe corresponder, respectivamente, a 70 y 80 u 85% más o menos de la medida de ancho de la página

2) Alto del texto. Conocido el ancho que queremos dar a una página (según el sencillo método del apartado anterior), la determinación de la altura del texto se puede realizar de varias maneras, a saber:

a) Se toma la hoja tal como ha de figurar en el libro: octavilla, cuartilla, folio u otro tamaño que se haya de emplear; se trazan dos diagonales y con el tipómetro se hace coincidir la medida del ancho con las diagonales hasta que las toque; supongamos que el papel mide 31,5 x 43, y elegimos 24 cíceros para el ancho; se señalan perfectamente los 24 cíceros horizontalmente, y se repite la operación por el pie de la página; la longitud entre estas dos rectas es la altura del texto de la página.

b) La altura de una plana equivale aproximadamente a 4/5 de la altura total de la hoja de papel. Por ejemplo, si la longitud de papel es de 43 cíceros; tendremos: 43 x 4 = 172 : 5  = 34; así pues, la altura de la plana de texto será de 34 cíceros.

c) Otra forma consiste en hallar la diagonal del cuadrado que se puede formar con la medida del ancho del texto. Por ejemplo, si el ancho es de 24 cíceros, tracemos un cuadrado de 24 cíceros de lado; si medimos su diagonal veremos que nos da 33,5 (34) cíceros, que serán los correspondientes a la altura de la plana. También se pueden determinar las dimensiones de la página mediante una proporción.

Se tendrá en cuenta que la altura de la página comprende toda la plana, incluso el blanco del folio (pero no el folio mismo) cuando éste va arriba sin título o abajo; sin embargo, cuando la plana lleva folio explicativo la altura de la página comprende también el folio con su blanco.

DETERMINACIÓN DE LOS MÁRGENES

Las medidas de los márgenes no pueden ser determinadas sin haberlo hecho antes con las del ancho y alto de la plana de texto. Hecho esto, para determinar los márgenes de cabeza y pie se resta la altura de molde de la altura de la página de papel; el resultado será la cantidad de blanco de que disponemos para los márgenes de cabeza y pie. Dado que el margen de pie suele ser siempre bastante más grande (casi el doble), que el de la cabeza.

CÁLCULO DE LAS PÁGINAS QUE HARÁ UN ORIGINAL

Se toma una página del original mecanografiado y se cuentan sus líneas, así como las letras y espacios de una línea; se multiplica el número de líneas por el de pulsaciones, y el producto por el número total de páginas de que consta el original. Esto nos dará el número total de pulsaciones del original.

A continuación se multiplica el número de líneas que entran en una página ya compuesta por el de pulsaciones de una línea; esto nos dará el número de pulsaciones que entran por página; se procede a dividir el número de pulsaciones del original mecanografiado por el de pulsaciones de la página compuesta; el cociente será el número de páginas que hará el original cuando esté compuesto.

Anuncios