Etiquetas

, , , ,

Durante el día a día se ha comprobado, que para saber que se espera del trabajo de bibliotecaria hay que escuchar con atención y anotar las funciones y servicios que piden, exigen y sueñan los usuarios, pequeños y mayores de la biblioteca y de otras.

Muchos de estos servicios y funciones se han detectado precisamente al comparar lo que ofrecen bibliotecariao dejan de ofrecer unas y otras.

No todos los usuarios esperan encontrar los mismos servicios ni las mismas funciones. Hay quienes todavía está descubriendo los elementales y quien busca ya otros nuevos.

Veamos qué dicen unos y otros:

A la biblioteca se puede ir a buscar libros para leer, por el simple placer de leer. Hay lectores que tienen y se conceden ese placer, y piensan que seria maravilloso leer siempre de esta manera. Son usuarios que no están de acuerdo con las listas de lecturas obligatorias que les llevan a leer por leer. Ven muy claro que, cuando tienen la suerte de seleccionar un libro que quieren, han de llegar de los primeros a pedirlo, sobre todo los de lectura obligatoria en la escuela. Con el libro ya en las manos, saben que pueden quedarse en la biblioteca o llevárselo a casa. Consulta

A la biblioteca se puede ir a buscar información para redactar trabajos. Estos lo saben los buenos estudiantes, los inteligentes, los vivos o los que lo son todo a la vez. La presentación de un trabajo bien documentado, con una buena bibliografía, con citas, etc. aumenta la nota.

A la biblioteca se va para hablar. Y es que, justamente, ¡en una biblioteca es donde surgen más ganas de hablar!

La biblioteca es un lugar de encuentro para relacionarse o para ligar, si se da el caso. Esto es lo que piensa casi todo el mundo. Además, se dice que hay una cierta de clase de chico y de chica con quien solo se puede ligar en la biblioteca. ¡Así lo dicen!

A la biblioteca se va a estudiar. Esto lo dicen los <<calientasillas>>. Realmente, en su casa, muchos usuarios no tienen el espacio suficiente, tienen demasiado ruido y les resulta difícil concentrarse. Los más pequeños bibliotecariavan a las bibliotecas a hacer los deberes y los mayores a estudiar.

La biblioteca es el mejor lugar para encontrar información para vivir. No todos los lectores entienden claramente esta función, pero, cuando aprenden a valorarla, llegan a ser unos verdaderos usuarios de la biblioteca. Es frecuente que les angustie una determinada cuestión que no se atreven a preguntar a nadie, quizás porque les da vergüenza o, quizás, porque la quieren mantener en secreto. Saben que en la biblioteca tienen libertad absoluta para buscar las respuestas. Saben que los libros de la biblioteca pueden ayudarles a aclarar dudas tan heterogéneas como estas: ¿Puedo poner polvos contra las pulgas a los gatos recién nacidos?, ¿cómo se debe podar un cerezo?, ¿cómo puedo hacer un pastel para mi madre si no sé?, ¿a qué hora pasa el último tren?, ¿cómo lo haré si ella y yo…? A los lectores quienes la biblioteca ha ayudado a disipar dudas de ese tipo, no hay que explicarles nada, porque evidentemente han entendido para siempre la función de la biblioteca, y mucho más todavía si han hecho suyas las otras respuestas anteriores. 12735604-bibliotecaria-mujer-poniendo-los-libros-en-los-estantes-de

A pesar de este amplio abanico de opiniones, cuando los lectores nuevos solicitan el carné, cuando durante las visitas didácticas se les habla de todas las posibilidades, o cuando se les pregunta indirectamente a través de redacciones y sobre las funciones y servicios que aún forman parte de sus sueños, siempre nos podemos encontrar con alguna sorpresa. Hay algunos que dicen:

– En la biblioteca habría que poder comer y beber

– Tendría que haber música.

– La biblioteca debería estar abierta siempre, ¡los domingos incluidos!, etc.

 

Anuncios